SALA DE PRENSA GLOBAL

 

Lucida presencia de México en la 27ª Exhibición Internacional del Libro de Taipéi

 

Miércoles 27.02.19| Taiwán | Comunicado emitido por la Oficina de México en Taiwán

 

Como cada febrero, este 2019 tuvo lugar en el Centro de Convenciones de Taipéi la magna realización de la Exhibición Internacional del Libro de Taipéi (TIBE, por sus siglas en inglés), la más grande en su género en el continente asiático, misma que en sus seis días de duración congregó en ésta, su XXVII edición, a 580 mil visitantes (9 mil de los cuales fueron estudiantes participantes en el programa “El semestre de primavera comienza con TIBE”), y a más de 700 exhibidores, 400 de ellos internacionales provenientes de 52 países.

La Oficina de Enlace de México en Taiwán participó con un espacio de exhibición marcadamente favorecido por los visitantes, en pabellón compartido con otras cuatro oficinas de representación de países iberoamericanos: Argentina, Chile, España y Perú. En su área de exposición, México exhibió títulos de literatos nacionales tanto en español como en traducciones al mandarín, obras de historia, arte y cultura mexicana, y publicaciones editadas por el Acervo Histórico Diplomático y por el Instituto Matías Romero de la Cancillería.

Singular punto de relieve de la presencia de nuestro país, fue la presentación cultural que organizó la Oficina de Enlace el día de cierre de la TIBE, cuando bajo la conducción del pintor mexicano Raúl Gasque, se realizó un taller artístico interactivo que denominamos “¿Cómo deconstruir una maraca”? Según se explicó a los asistentes a la feria que voluntariamente se incorporaron al experimento, la maraca, instrumento tradicional de percusión mexicano y latinoamericano, habría de ser utilizado como metáfora para transformar a ese cliché identificado con el sonido y nuestra cultura, en algo diferente y novedosamente creativo. Así, luego de mostrar libros de arte con obras de Kahlo, Tamayo y Orozco a los participantes, se les pidió identificar a cada uno de ellos con un color; en ese mismo orden: azul para Frida, verde para el maestro oaxaqueño y rojo para el jalisciense. Acto seguido, se les dotó de una maraca de madera y de pintura de su color/artista seleccionado, a fin de que convirtieran a cada una de sus maracas en un pincel con el cual aportaron trazos abstractos en un lienzo que se colocó en el centro del espacio para conferencias del área internacional de la feria -inmediatamente adyacente al pabellón de México-, donde se efectuó el taller. Mientras unos pintaban, tomando turnos, el resto acompasaba haciendo sonar su maraca al mismo ritmo.

Los participantes, de todas edades, llevaron consigo su maraca como recuerdo de su aportación, en tanto que el lienzo quedará como memoria de ese diálogo creativo y cultural en el acervo de la Oficina de Enlace y será enmarcado para su permanente exhibición en el área de atención al público.

 

Síguenos en Twitter: @SRE_mx