SALA DE PRENSA GLOBAL

México honra el Monumento del Migrante Libanés en Beirut

Lunes 20.10.14| Líbano | Comunicado emitido por la Embajada de México en Líbano

El Presidente del Club Libanés Mexicano, el Sr. Ricardo Kahwagi, y la delegación que lo acompaña, presentaron honores al Monumento del Migrante Libanés en Beirut, el 17 de octubre de 2014, con la presencia de Jaime García Amaral, Embajador de México en la República Libanesa, Sr. Ziad Chebib, Gobernador de Beirut, el Sr. Bilal Hamad, Presidente de la Municipalidad de Beirut, el Sr. Nabil Harfúch, Secretario General de la Liga Libanesa Mundial y el Sr. Abdelrahman Solh, Secretario General de la Liga Árabe, entre otras personalidades.

La migración libanesa a México se remonta a finales del siglo XIX y continúa hasta nuestros días. La comunidad mexicana de origen libanés cuenta con aproximadamente 600,000 personas. México está muy orgulloso de esta comunidad que ha contribuido a la riqueza y la prosperidad del país y que es muy activa hoy en día en su vida política, profesional, cultural, artística e intelectual. Los libaneses en México son trabajadores muy apreciados y emprendedores talentosos.

A pesar de la larga historia de la comunidad libanesa en México, no fue hasta la segunda mitad del siglo XX que los libaneses empezaron a crear asociaciones y clubes. El primer Club Libanés se inauguró en 1962, en la Ciudad de México, por el entonces presidente mexicano Adolfo López Mateos, quien acuñó una frase que se ha vuelto famosa hoy: "Quien no tenga un amigo libanés, debería encontrar uno".

Doce años después de la inauguración del Club de Líbano en México, el Comité Ejecutivo del club pidió a un reconocido artista mexicano de origen libanés, Sr. Ramis Barquet, que diseñara un monumento representando y honrando a los primeros inmigrantes. La estatua resultante se colocó en el jardín central del Club Libanés. Desde entonces, el monumento se ha reproducido en varias importantes ciudades de México como Guadalajara, Veracruz y Puebla, y una réplica se encuentra en la Avenida Insurgentes, una de las calles más importantes de la Ciudad de México.

En 2003, el Club Libanés pensó que había llegado el momento de honrar a los migrantes libaneses en Líbano. El Comité Ejecutivo ordenó entonces que se hiciera una réplica y se enviara a Beirut. La estatua encontró su lugar permanente en Avenida Charles Helou, en octubre de 2003.

En 2007, se adoptó la imagen del monumento como el prototipo oficial del inmigrante libanés por la Unión Libanesa Cultural Mundial.  Réplicas de la misma estatua se encuentran en la Ciudad de Victoria, Canadá y otra en Brisbane, Australia.

Los miembros del Club Libanés de México en su visita de esta semana a Beirut también fueron recibidos por el Primer Ministro Tammam Salam, el 14 de octubre, y por el Ministro de Relaciones Exteriores y Emigrantes Gebran Bassil, el 15 de octubre.

Síguenos en Twitter: @SRE_mx