SALA DE PRENSA GLOBAL

Presentación del libro „El balón dividido” en traducción al húngaro

Martes 08.11.16 | Budapest, Hungría | Nota emitida por la Embajada de México en Hungría

El 3 de noviembre tuvo lugar la presentación del libro del escritor mexicano Juan Villoro „El balón dividido” en traducción al húngaro (en húngaro: Gólöröm), publicado por la editorial Europa, en el Instituto Cervantes de Budapest.

Inauguraron la velada literaria Iñaki Abad Leguina, Director del Instituto y el Ministro César Ocaranza. El encuentro se organizó en forma de diálogo ameno entre el Director de la Casa editora Europa, Miklós M. Nagy, el periodista Péter Bozsik y Juan Villoro. Péter Bozsik es hijo del famoso futbolista húngaro del Equipo de oro. El Ministro César Ocaranza presentó a Juan Villoro, escritor multifacético, versátil, ensayista y periodista quien ha colaborado en numerosos medios como Vuelta, Nexos Proceso, del diario Unomasuno y La Jornada.

El libro de Villoro sobre futbol es una extensa recopilación de ensayos. Trata algunos temas del futbol actual con su peculiar estilo ácido y ofrece un análisis profundo sobre distintos aspectos de este deporte.

Durante su intervención, el autor mencionó que su afición al futbol la heredó de su padre, el filósofo Luis Villoro, quien nació en Barcelona para luego emigrar a México. Así mismo, comentó que en su libro hace referencia a sus encuentros con el escritor húngaro, Péter Esterházy, en Madrid y Berlín, los cuales coadyuvaron en gran medida al nacimiento de “El balón dividido”.

El editor tocó el tema entre fútbol y política. Mencionó que muchos escritores húngaros como Iván Mándy, György Moldova, Péter Esterházy, se han interesado por el futbol. De igual forma un número importante de escritores extranjeros lo han hecho. Tal es el caso de Camus, quien dijo que aprendió todo en la vida del futbol y el escritor español Javier Marías, quien consideró el futbol como la recuperación de la infancia. Mencionó a Borges a quien no le gustaba, pues lo consideraba como un juego violento, terreno de los instintos inferiores.

A la pregunta del editor ¿por qué es tan débil tanto el futbol mexicano como el húngaro?, Villoro contestó que el mexicano juega conforme a su capacidad pero tiene miedo de ganar. El factor psicológico tiene un papel muy importante. Agregó que el futbol es un juego democrático y tiene una gran fuerza unificadora, representa el espejo de una sociedad. 

Según el entrenador Péter Bozsik en el mundo hay dos lugares donde el futbol juega un papel determinante: en los países pobres, y en los países ricos con gran capacidad tecnológica y de organización. Hungría pertenece a los países medianos, donde este deporte mueve mucho los sentimientos nacionales.

Durante la sesión de preguntas y respuestas uno de los presentes informó sobre un dato interesante, Árpád Fekete llegó a México en 1963 a la selección de México y fungió como director técnico de 14 equipos. En 1999 recibió la condecoración: la Cruz al Mérito de la República de Hungría. Dato que resultó interesante también al mismo Juan Villoro.

 

Presentación del libro „El balón dividido” en traducción al húngaro

 

Síguenos en Twitter: @SRE_mx